[an error occurred while processing this directive]

EL NIÑO DE 5 Y 6 AÑOS



Desarrollo de la motricidad (movimiento)



Evolución de las funciones motrices a los cinco y seis años



Sobre la base de unos rasgos evolutivos comunes a la especie humana, el
crecimiento físico y del movimiento de cada niño se va configurando
directamente bajo la acción de distintos factores ambientales, desde la
alimentación que recibe a la actividad que desarrolla, y del medio
geográfico al entorno cultural y social.


Flexibilidad Muscular


Recordemos que los niños de 3 y 4 años poseían suficiente flexibilidad en el
juego de la muñeca como para llegar a tocar el antebrazo con el pulgar. Pues
bien, sólo 3 de cada 10 individuos, después de cumplir 5 años, podrán
efectuar el mismo movimiento. Las niñas son más extensibles que los varones.
A partir también de los 5 años aparece por primera vez, en ambos sexos, la
posibilidad de aflojar voluntariamente los músculos, que puede comprobarse
fácilmente pidiendo al niño que se coloque tendido sobre la espalda y en
esta posición intente relajar completamente los brazos y las manos.


El Estatismo


El estatismo en inmovilidad sigue una evolución constante en los años de la
infancia, y se descubre verificando el grado de equilibrio que consigue
alcanzar el niño en cada movimiento. El estatismo en los movimientos de
puede seguir, sobre todo a través de los saltos. A partir de los 5 años
aproximadamente todos los niños son capaces de saltar con los pies juntos,
cayendo en el mismo sitio.




Independencia y Coordinación Musculares


La falta de independencia en los movimientos musculares, todavía a los cinco
y seis años, se comprueba al observar las contracciones involuntarias que
acompañan a los movimientos dirigidos. Antes de cumplir siete años, los
progresos serán evidentes, sobre todo, en los ejercicios de coordinación.





La Habilidad Sensoriomotriz y el Esquema Corporal


La capacidad para coordinar un movimiento a una determinada percepción
sensorial determinada, recibe el nombre de habilidad sensoriomotriz. El niño
a esta edad (6 años) es capaz de realizar cualquier actividad correctamente
comienza a ejercitarse en todo tipo de actividades manuales. Comienzan a
distinguir el lado izquierdo y derecho en su cuerpo y posteriormente, en los
objetos. No ejecutarán ordenes cruzadas que impliquen movimientos
simultáneos de brazos y piernas, por ejemplo.


La Expresión Gráfica


A los 6 años, el niño se coloca en posición correcta para dibujar, maneja el
lápiz con firmeza y sus trazos son continuos y más enérgicos.


Evaluación del grafismo en la edad escolar


Se habla del grafismo haciendo referencia a la expresión gráfica mediante
trazos de acto motor que tienen como finalidad conseguir una comunicación
simbólica a través de un sistema de signos (letras) convencionalmente
establecidos: la estructura. El desarrollo motor es un factor esencial en el
aprendizaje de la escritura la cual requiere de un adecuado tono muscular,
buena coordinación de movimientos, buena organización del espacio temporal y
un progresivo desarrollo en la habilidad de los dedos de la mano. Así mismo
influyen su evolución afectiva y las condiciones socioculturales del medio
familiar.





El Niño Malo


Se cataloga como niño malo, a aquel niño cuya forma de expresión se compone
básicamente de manifestaciones o comportamientos agresivos que perturban el
buen encaminamiento de las relaciones interindividuales. Más que un origen
biológico, debemos pensar en los factores ambientales y emocionales como
principales causas.
Tienen que ver el grado de tolerancia a la frustración que tenga el niño,
cuando la meta que el individuo considera importante se ve bloqueada para la
manifestación de una conducta agresiva, por lo tanto el dolor que provoca la
frustración en el niño, se ve disminuido al percibirlo en los demás. Otro
factor que hay que considerar es el medio familiar o sociocultural, ya que
los padres que manifiestan conductas agresivas pueden influir en sus hijos
para que estos las presenten también; incluso la agresión podría fomentarse
o verse reforzada en los niños como características de la masculinidad y
también como un medio para lograr un fin determinado. Para reducir estas
conductas agresivas no se debe causar en el niño frustraciones innecesarias;
tampoco tolerar, ni reforzar las conductas agresivas; conocer y satisfacer
sus necesidades básicas y no mostrar conductas agresivas delante de ellos.

Desarrollo Afectivo


Existen tres acontecimiento que marcan este desarrollo:
1- La resolución del complejo de Edipo, el cual debe completarse entre los 6
y 7 años
2- El periodo de latencia del desarrollo psicosexual
3- El proceso de socialización y el progreso de este

Padres y Maestros
Para el niño, el inicio del ambiente escolar, lo sitúa en un ambiente
distinto al familiar. Los padres advierten notables cambios en la evolución
de los hijos. Los maestros, en cambio advierten problemas emocionales que
vive el niño, en cuanto a su ambiente familiar.


Miedos Infantiles y Fobias


Todas las personas manifiestan miedos. En el niño, el miedo justificado
constituye una reacción de acto defensa manifestada ante algún estímulo de
excesiva intensidad que rompa su estado de equilibrio. El niño de 6 años,
comienza a poseer un grado de comprensión mayor del mundo real de los
adultos y el temor a los seres de ficción se ve reemplazado por el miedo a
sombras, ladrones y personas que pueden lastimar e incluso matar. Para
evitar muchos de estos temores se debe mostrar un ambiente de seguridad y
afecto al niño. No se le debe de asustar ni burlar de los temores que pueda
presentar. Incluso se pueden dramatizar las situaciones que asusten al niño,
sin que esto le produzca angustia.



Desarrollo del Lenguaje y la Inteligencia


El Lenguaje Durante la Niñez Intermedia


El lenguaje va a quedar prácticamente estructurado entre los 5 y los 6 años;
a esta edad el niño domina ya el lenguaje de una manera suelta y precisa. Su
vocabulario es amplio y puede construir frases complejas. Durante los 6 años
tendrán lugar dos hechos importantes que impulsarán el proceso de maduración
verbal: el inicio de escolarización y la instauración del proceso de
socialización. El lenguaje se ve adquirido correctamente al verse en la
necesidad de tener que convivir con otros niños y personas. También, en
todas las personas existe una inclinación espontánea a reaccionar ante
cualquier estímulo de comunicación social. Un medio pasa a estimular el
aprendizaje lingüístico y la socialización en el niño son los juegos
simbólicos








Factores de Desarrollo Intelectual


Piaget sostiene que el lenguaje es esencial para la evolución intelectual
del niño. La influencia que el niño recibe de los demás no reduce sus
efectos a la maduración verbal exclusivamente. También incide directamente
sobre la evolución intelectual o cognoscitiva global.

Pensamiento egocéntrico
El egocentrismo es el carácter dominante en el pensamiento infantil. En la
primera fase del lenguaje el niño habla, sobre todo, de sí mismo y para sí
mismo, utilizando a los demás únicamente como auditorio. Por sí mismo, no le
es fácil al niño, al principio, tener en cuenta los puntos de vista de otras
personas. El mundo que es capaz de comprender gira todavía a su alrededor. A
medida que va descubriendo la existencia de una realidad más amplia, regida
por sus propias leyes, va evolucionando hacia una actitud más objetiva,
analítica y racional.
Pensamiento animista
De los 4 a los 6 años, tomándose a sí mismo como modelo para interpretar
todo cuanto existe a su alrededor, el niño considera los objetos como
dotados de vida y conciencia. El niño puede afirmar que la puerta "es mala"
porque le ha hecho daño, o que el sol "es bueno" porque viene cada día a
traernos calor y luz.


El Razonamiento Irreversible y Prelógico

Muchas de las limitaciones del pensamiento pre-lógico infantil, como la
irreversibilidad o el centramiento, entran en vías de superación a partir,
aproximadamente, de que el niño cumple los cinco años de edad.


Hacia el Pensamiento Reversible y Lógico


Cuando el niño comienza a ser capaz de considerar distintos aspectos de un
mismo problema, o desandar mentalmente los pasos andados, si no conducen a
su resolución, sus procesos intelectuales rompen el círculo restrictivo del
dogmatismo y la rigidez.

El paso del pensamiento pre-lógico al pensamiento lógico tiene lugar a
través de una evolución progresiva y continua.


La lógica en formación

Mientras el pensamiento depende de las percepciones inmediatas, escapan
todavía a las posibilidades del individuo funciones básicas para cualquier
razonamiento lógico como la comparación o la relatividad.


Los juegos y la imitación verbal

Desde los primeros años de vida, la imitación constituye la base desde la
cual el niño inicia la comprensión de la realidad. A medida que avanza en su
desarrollo, va dando paso a juegos arguméntales más complejos en los que
solo o en grupo pondrá a prueba su propia visión del mundo e intentará
asimilar e interiorizar las conductas de los adultos.




El razonamiento irreversible y prelógico

Muchas de las limitaciones del pensamiento pre-lógico infantil, como la
irreversibilidad o el centramiento, entran en vías de superación a partir,
aproximadamente, de que el niño cumple los cinco años de edad.

Hacia el pensamiento reversible y lógico

Cuando el niño comienza a ser capaz de considerar distintos aspectos de un
mismo problema, o desandar mentalmente los pasos andados, si no conducen a
su resolución, sus procesos intelectuales rompen el círculo restrictivo del
dogmatismo y la rigidez.

El paso del pensamiento pre-lógico al pensamiento lógico tiene lugar a
través de una evolución progresiva y continua.

Mientras el pensamiento depende de las percepciones inmediatas, escapan
todavía a las posibilidades del individuo funciones básicas para cualquier
razonamiento lógico como la comparación o la relatividad.

Desde los primeros años de vida, la imitación constituye la base desde la
cual el niño inicia la comprensión de la realidad. A medida que avanza en
su desarrollo, va dando paso a juegos argumentales más complejos en los que
solo o en grupo pondrá a prueba su propia visión del mundo e intentará
asimilar e interiorizar las conductas de los adultos.



La Recuperación de los Trastornos del habla


Es de vital importancia que los padres y el pediatra antes de ingresar a la
escuela procuren detectar algún retraso o anomalía que pueda presentar,
donde se tiene que poner más atención es en el lenguaje. Un niño que tenga
problemas de pronunciación a los 4 y medio años o a los 5 necesita ser
atendido por un terapeuta especializado en recuperación del lenguaje. Hay
que tener en cuenta que la entrada en la vida escolar es un paso tan
especial como importante en la vida del niño en la que va a adquirir una
serie de habilidades y conocimientos dentro de un lapso de tiempo más o
menos prefijado, si no sabe articular palabras le será muy difícil seguir al
resto de sus compañeros. Al especialista le será más difícil su labor si los
padres intentaron corregir por sí solos los defectos del lenguaje, ya que a
menudo se corre el riesgo de agravar el problema y retrasar su solución.



DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD



Hacia una Mayor Independencia


A medida que el niño va creciendo, los padres deben ayudarle a adoptar
comportamientos más independientes y autónomos en determinadas actividades.
Hay que tener en cuenta que algunos niños tienen todavía gran necesidad de
cuidados y la ayuda de los adultos es importante, por lo tanto es necesario
sepan actuar en la demanda de conductas independientes y ante las respuestas
del pequeño


La Tipificación sexual


El niño al entrar a los 5 años ya ha descubierto que el mundo se compone de
varones y hembras, se ha identificado con el progenitor de su mismo sexo y
tiene más claras las conductas que corresponden a cada modelo. El grado en
que el niño y la niña llevan a cabo la identificación depende de los
cuidados que el adulto le proporciona, del afecto que reciben de él y
también del poder que le atribuyen. Las presiones sociales impuestas por
modelos culturales en vigor influyen decisivamente en la tipificación sexual
de los niños.


Conciencia Moral


En el proceso de identificación con los adultos, el niño asume las normas y
valores morales que estos presentan llegando a veces al extremo de
autocastigarse si se considera responsable de un comportamiento con el que
cree haber violado una regla. La adopción de normas hace que el menor se
sienta semejante a sus progenitores los cuales se las proporcionan.
Las normas y su adquisición
La imitación de un modelo es uno de los mecanismos que ayudan al niño a
asumir normas morales. Otra es el temor al castigo o a la pérdida de sus
progenitores. Para conseguir una buena y necesaria asimilación de estos
preceptos, es más eficaz explicar bien a los pequeños el porque de cada uno,
que dejar que los asimilen por su cuenta en base únicamente a un castigo.



La escuela y la función del grupo


A través de la escuela, el niño se incorpora a un grupo social que se rige
por patrones distintos a los que imperan en el marco familiar. En casa ser
aceptado equivale a ser bueno y hacerse amar por los mayores; en el colegio
o con los amigos, en cambio, ha de hacerse valer por sí mismo. Este paso es
de gran importancia para todos, por cuanto constituye su primer contacto con
pautas de socialización ajenas al marco estrictamente parental.


La ayuda del niño en las tareas del hogar


Tan pronto como sus posibilidades se lo permitan a veces incluso antes y
debido a la convivencia con la madre al niño le surge la necesidad de
ayudarla o de intervenir en las actividades que ésta realiza dentro del
hogar, esto lo hace como un juego en el cual quiere realizar lo mismo que
mamá, no importa en esta edad lo que hace, si lo que hace esta bien o mal,
si no su interés por participar.


APRENDIZAJE Y ESCOLARIDAD


El inicio de la escolarización


La elección de un centro escolar, cuando los padres son conscientes de las
consecuencias que la decisión adoptada puede tener para la futura formación
de sus hijos, nunca es tarea fácil, ni puede supeditarse únicamente a
consideraciones de orden práctico o material. Hay que perfilar, básicamente,
los recursos materiales que la escuela ha de aportar, los objetivos que se
persiguen en la educación básica y las líneas educativas que permanecen en
la actualidad.


Aspectos materiales y funcionales de los centros docentes


Un centro que ha de abarcar la escolaridad obligatoria debe disponer de las
instalaciones, equipamientos y material didáctico adecuados a las
necesidades crecientes que en todos estos años van a tener los niños. Se
considera preferible que la construcción sea de una sola planta, con
suficientes espacios exteriores y zonas de juego separadas. Las
características ideales de las aulas son: que sean espaciosas, ventiladas y
bien iluminadas, equipadas con el mobiliario necesario para guardar el
material de enseñanza y trabajos escolares. Las mesas y sillas deben ser
modulares, ligeras y fáciles de desplazar. Los recursos didácticos no
garantizan por sí solos ni el interés ni la actividad de los niños. Su
aprovechamiento dependerá fundamentalmente de las actividades que los
maestros o tutores programen para cada curso y, en un plano más general, de
la orientación pedagógica del centro.



Aspectos pedagógicos generales de la educación básica


Objetivos y características de la escuela moderna
Los órganos de la administración educativa establecen en cada país las
líneas maestras del sistema docente en vigor. En la práctica, no obstante,
su aplicación depende de los responsables de la dirección de cada centro y
de los profesores o tutores de los cursos.

El punto que sirve de apoyo a los aprendizajes previstos para cada curso o
ciclo lo constituye el nivel medio que pueden haber alcanzado el niño y la
niña en los distintos aspectos de su desarrollo.

La escuela moderna ha de ser, en primer lugar, el eje de una comunidad
educativa abierta a todos los niños sin distinción, procurará estimular en
los alumnos la crítica y la reflexión, les ayudará a adquirir los hábitos
necesarios en cada edad, y a desarrollar el sentido de la convivencia y el
respeto a las opiniones de los demás.




Enseñanza primaria y educación básica


La enseñanza básica corresponde al criterio de asegurar la preparación
escolar indispensable para los estudios que deban aprender los niños, los
objetivos de la etapa de iniciación académica se ha venido centrando en tres
aprendizajes principales: lectura, escritura y nociones aritméticas
elementales. Los paradigmas de educación básica intentan apoyar y potenciar
el desarrollo armónico de todas las facultades del individuo, para la
adquisición de un conocimiento interdisciplinario. Durante el primer ciclo
de enseñanza básica los alumnos trabajan las materias integradas en centros
de interés inmediatos y concretos, como el barrio, la ciudad, las estaciones
del año. Poco a poco a través del esfuerzo individual y de las tareas de
equipo, los escolares aprenden a usar la observación y la experimentación
directa como medio para acceder a la comprensión de la realidad.


Comportamiento escolar a los 6 años


A esta edad el niño habrá entrado de lleno en el período escolar. Al
principio se muestra ilusionado, con enormes ganas de trabajar y aprender. A
lo largo de este año serán habituales las faltas de asistencia a causa de
fatiga, esto se debe al proceso de adaptación del niño. La mayoría de los
niños a esta edad procuran mantener un contacto bastante directo entre el
hogar y la escuela, a la que suelen llegar con juguetes, para mostrarles a
sus compañeros. También suelen enseñar los trabajos escolares a sus padres,
cuya opinión tiene para ellos una gran importancia.


Métodos de aprendizaje de la escritura y la lectura


La escritura es un sistema de signos gráficos cada uno de los cuales
representa un sonido concreto. Antes de iniciar su aprendizaje, el niño ha
de haber adquirido una serie de habilidades manuales básicas.

Los métodos de aprendizaje activo de la lecto-escritura rechazan las
prácticas mecánicas puramente memorísticas, y en su lugar procuran despertar
y estimular el interés de los alumnos.

El método Montessori


Los niños que siguen el método de la Dra. Montessori empiezan el
aprendizaje de la lecto-escritura por la identificación por separado de cada
uno de los sonidos del lenguaje. A menudo, al iniciar esta fase, el maestro
debe enseñarles a articular correctamente las sílabas y a corregir los
propios errores o defectos de dicción. El sistema Montessori separa las
dificultades que surgen en el aprendizaje de la lecto-escritura a fin de que
los niños puedan ir avanzando de lo simple a lo complejo. Además, sigue el
proceso de cada alumno de forma individualizada y va aislando sucesivamente
las dificultades específicas que en cada etapa se le puedan plantear.
El método Decroly se basa en el principio del aprendizaje global: empezar
por la frase hasta llegar a la letra, es decir, recorriendo la dificultad de
mayor a menor. Materiales para el aprendizaje activo de la lecto-escritura:
tablero de letras y papel pautado Montessori. Regletas de colores Cuisinaire
y descomposición de un número en dos series de casillas. Ejercicios para el
aprendizaje de las bases del cálculo. Los niños que siguen el sistema
Decroly empiezan aprendiendo a discriminar visualmente una serie de frases,
después descubren las palabras que se repiten en distintas frases, y llegan
por fin a las letras por el mismo camino:
Descubriendo que también una misma letra puede figurar en distintas
palabras.



Los signos numéricos y las bases del cálculo


Los niños adquieren fácilmente los conceptos básicos del cálculo llevados
por la misma necesidad espontánea que tienen de contar, medir, unir y
relacionar objetos. A partir de los 6 años, pueden empezar a familiarizarse
con el significado de cada una de las 4 reglas aritméticas sobre la base de
las ideas de juntar o reunir (sumar y multiplicar) y quitar o repartir
(restar o dividir).

La educación especial para niños deficientes


Existe muy poca diferencia en las primeras etapas de la vida entre el
desarrollo de un niño deficiente, sea físico o mental, y el desarrollo
ordinario de un niño normal. Por esta razón, se considera que en los
primeros años, con la condición de que los adultos sepan compensar
eficazmente los problemas que puedan surgir para el establecimiento de las
primeras relaciones, el contacto con niños normalmente desarrollados puede
ser muy benéfico para el niño deficiente. Si existe una disminución física
que afecta a algún miembro de las extremidades superiores o inferiores, sin
causa neurológica subyacente, la adaptación del niño a una escuela normal,
siempre y cuando en el centro no existan barreras físicas insalvables para
su deficiencia, es posible. Lo que se debe hacer en estos casos, contando
con que la escuela apoye la labor del fisioterapeuta extraescolar es
ayudarle a ejercitar los miembros útiles para que pueda compensar con ellos
la deficiencia. Cuando la disminución es sensorial, como en los casos de la
ceguera o la sordomudez, suele aconsejarse que el niño asista a un centro
especializado, donde existan los medios tecnológicos y humanos que le
permitan recibir una educación de contenidos equiparables a los que se
imparten en la escuela ordinaria. A estos niños para que puedan relacionarse
con los compañeros de juego, hay que dotarles de un código de comunicación
interpersonal. Ante los niños con disminución mental, han de ser asistidos
desde un principio en un centro de estimulación precoz, en la que los
especialistas. Según la gravedad de la deficiencia, los profesionales del
centro determinarán en su momento si el niño puede integrarse a una escuela
normal o ha de seguir su educación dentro de la pedagogía diferencial.



JUEGOS Y AFICIONES


Los inicios del juego colectivo


A partir de los 4 ó 5 años, el niño va empezando a sentirse mayor, puede
prescindir más de los adultos en sus juegos y empieza a organizarse con
otros niños. A menudo, incluso cuando está jugando solo, ha de inventarse un
compañero ficticio a quien confiar sus impresiones. Los niños están dando
los primeros pasos para llegar dentro de poco tiempo a juegos más complejos
y de auténtica cooperación. Poco a poco irán descubriendo que al jugar
participativamente al lado de otros compañeros se ayudan unos a otros a
creer en la realidad del mundo ilusorio que crean en su imaginación. Estas
actividades pueden tener poca o nada de organización y son de breve
duración.

Los primeros grupos


En este periodo algunos niños juegan bien a solas, casi todos prefieren
jugar con otros compañeros de su misma edad, difícilmente se agrupan mas de
dos o tres individuos. La composición de estos pequeños grupos es muy
variable y precaria en su organización. Se considera que a los 5 y 6 años el
grupo óptimo no dudaría en excluir un tercero, y si el grupo de tres se pone
a jugar fuera de la vigilancia de los mayores, no transcurrirá mucho tiempo
sin que dos de ellos se hayan unido contra el otro. Se aconseja que los
padres deben
Los primeros grupos
En este periodo algunos niños juegan bien a solas, casi todos prefieren
jugar con otros compañeros de su misma edad, difícilmente se agrupan mas de
dos o tres individuos. La composición de estos pequeños grupos es muy
variable y precaria en su organización. Se considera que a los 5 y 6 años el
grupo óptimo no dudaría en excluir un tercero, y si el grupo de tres se pone
a jugar fuera de la vigilancia de los mayores, no transcurrirá mucho tiempo
sin que dos de ellos se hayan unido contra el otro. Se aconseja que los
padres deben "estimular su sociabilidad" , alegrarse de que sepa hacerse de
muchos amigos y no desarrollar sentimientos posesivos hacia el.

[an error occurred while processing this directive]